Las 6 reglas de oro de la buena hidratación

Por Marion ROUXEL, dietista y nutricionista deportiva

Espagnol

Los desfallecimientos más frecuentes se producen porque los aportes hídricos y energéticos son insuficientes o inadecuados. Para hidratarse bien hay que cumplir algunas reglas sencillas que permiten optimizar las reservas de agua.

No beber nunca más de 10 cl de una vez.

Cuanto más líquido se toma de una sola vez, más tiempo se tarda en realizar el vaciado gástrico y menor es la eficacia de la hidratación. Para lograr una asimilación correcta, debemos beber uno o dos tragos en cada ocasión (de 5 a 10 cl).

Beber desde el principio del ejercicio.

La deshidratación comienza antes de empezar el esfuerzo (estrés). En menos de una hora podemos perder hasta 1 litro de agua, lo que reducirá radicalmente nuestras aptitudes físicas. Por tanto, no debemos esperar para tomar cuanto antes el primer trago, porque la deshidratación puede sobrevenir enseguida.

Beber con la mayor regularidad posible.

Hay que acostumbrarse a beber regularmente y con mayor frecuencia cuando la temperatura es alta. Lo ideal es tomar un trago cada 5 minutos. Los intervalos no deben superar 10 minutos aunque haga frío.

Aprender a beber durante el entrenamiento.

Así disfrutaremos de entrenamientos de mejor calidad y nos recuperaremos mejor. Se necesita mucho tiempo para saber controlar un aporte hídrico razonable, y eso se aprende con el entrenamiento.

Elegir la mejor bebida específica para nuestras necesidades.

Las bebidas OVERSTIM.s están concebidas para garantizar el aporte hídrico necesario en las mejores condiciones y suministrar la energía glucídica óptima cuando se encadenan esfuerzos. Debemos seguir meticulosamente los consejos de OVERSTIM.s para elegir nuestras bebidas, porque es la mejor garantía de que nuestra elección coincide con nuestras necesidades.

Para esfuerzos inferiores a 3 horas:

Para esfuerzos superiores a 3 horas:

Reservar el agua pura para rociarse o enjuagarse la boca.

El agua pura no aporta energía durante el esfuerzo y favorece la pérdida de minerales, sobre todo sodio. La transpiración se acelera y la sed incita a tomar cada vez más agua. Este consumo excesivo sobrecarga los órganos digestivos sin compensar la deshidratación e inutiliza cualquier aporte energético. El agua pura solo debe tomarse de forma excepcional y acompañada de un gel para compensar las pérdidas de energía.

Contacta con nosotros del lunes al viernes <br /> de las 9 hasta mediodía / 1h30 a 5h30+33 (0) 297 622 171
Contacta con nosotros del lunes al viernes
de las 9 hasta mediodía / 1h30 a 5h30
Paiement 100% sécuriséPago 100% seguro
Esta página utiliza la solución de pago 100% seguro PAYBOX (SSL)
Entrega rápida y seguraEntrega rápida y segura
Entrega rápida y segura en 6/7 días
OVERSTIM.s utiliza cookies para memorizar los productos que incluyes en tu cesta. Al navegar por este sitio, aceptas el uso de esas cookies.